Compartir
Manta pone rampas y camineras inclusivas en sus playas

Manta pone rampas y camineras inclusivas en sus playas

Manta cuenta con un  plus en el turismo inclusivo, hace dos años fue inaugurada la rampa de madera que conecta el malecón escénico con el mar de la playa El Murciélago. Esta estructura ha hecho fácil el acceso al océano para las personas con capacidades especiales y adultos mayores.

Con 150 metros de longitud y 2.20 metros de ancho, esta rampa es el aliado de los hoteleros que ofertan este declive entre sus atractivos, pero más allá de ser un acceso turístico, facilita el ingreso aquellos que no puede acceder por alguna discapacidad a disfrutar de la arena y el mar.

La rampa está ubicada en la mitad de la playa El Murciélago, cuya extensión es de dos kilómetros, aunque cuenta con señaléticas “solo para personas con capacidades especiales y adultos mayores”, les también usada por niños, jóvenes y adultos.

Además, de facilitar la entrada a la playa, la rampa permite incluso a los empresarios que almuerzan en los restaurantes del malecón  estar más cerca del mar sin estar en contacto con la arena.

De los 150 metros de la rampa, 30 metros forman parte del tramo 2 que los lleva directamente al mar. A los lados 2 módulos, de 10 metros de largo por 3 de fondo, forman una especie de glorieta con una cubierta, ahí descansan los bañistas.

 

Redactado por: Ma. Belén Mora Benavides

 

 

Dejar un Comentario