Compartir

José Manuel Broto, Ganador del Premio Nacional de Arte Gráfico 2017.

El pintor aragonés José Manuel Broto (Zaragoza, 1949), uno de los máximos exponentes de la neoabstracción, ha sido galardonado, este lunes, con el Premio Nacional de Arte Gráfico 2017. Este galardón, convocado por Calcografía Nacional, tiene el triple objetivo de reconocer la labor de los creadores que se dedican al grabado y técnicas afines, impulsar su práctica y estimular el coleccionismo de estampas.

El anuncio se ha producido durante la presentación de la última exposición realizada por Gustavo Torner, ganador de este galardón el año pasado. El jurado, compuesto por Antonio Bonet Correa (presidente), Juan Bordes (secretario), Gustavo Torner, Chema de Francisco y Juan Carrete Parrondo (vocales), ha destacado el rigor que tiene la obra del artista zaragozano: «Trata la abstracción con unas calidades pictóricas muy importantes, sabiendo llevar todo la carga que tienen sus pinturas a la obra gráfica».

El artista, que realizó sus estudios en la Escuela de Artes y Oficios de Zaragoza, rápidamente se trasladó a París, donde se curtió, durante 10 años, con otros artistas españoles como Miquel Barceló, Miguel Ángel Campano, José María Sicilia, lo que supone una gran ayuda para lograr su afirmación como pintor.

Broto, en ese sentido, siempre ha considerado que las dos dimensiones del lienzo constituyen el espacio perfecto para la representación artística. «Es una producción con una libertad de gesto mucho mayor que la que puede tener la de Torner. Enfrenta la geometría al gesto gráfico en una variedad de caligrafía muy importante«, reconocen, al mismo tiempo que señala que se han barajado otros nombres que, «seguramente, volverán a aparecer los próximos años».

Aunque en 1968 presenta su primera muestra, ligada al concepto del constructivismo, a partir de 1976, comienza a desarrollar el campo de la abstracción. Desde entonces, realiza un trabajo en el que presta atención al color y a las cualidades expresivas que, en los últimos años, se han hecho más simplificadas en cuanto a los materiales y las formas. A pesar de ello, desarrolla una nueva temática en torno a figuras espaciales, transparencias o formas atmosféricas.

A lo largo de su carrera, el pintor zaragozano ha sido galardonado con el Premio Nacional de Artes Plásticas (1995), el Premio Arco de la Asociación de Críticos (1997) y el Premio Aragón Goya de Grabado (2003), entre otros. Asimismo, algunas de sus obras se pueden encontrar, además de en museos españoles, en otros como el The Metropolitan Museum of Art, de Nueva York; el Ateneum Museum, de Helsinki; la Colección Preussag, de Hanover; o, el The Kampo Collection, de Tokio.

Dejar un Comentario