Compartir

Colada morada y guaguas de pan una vieja tradición para el día de los difuntos

El 2 de noviembre se celebra el día de los Difuntos en Ecuador y otros países de Latinoamérica. Este es el día para recordar a todos los seres queridos que han fallecido, se acostumbra a ir al cementerio a visitar las tumbas, pero en cada país la celebración es diferente.

Hay tradiciones que solo se dan una vez en el año en la celebración de algún momento, y el día de los difuntos no es la excepción, en México se celebra esta fecha con el tradicional “pan de muerto”, mientras que en Ecuador la tradición es “la colada morada” y “la guagua de pan”.

Se acostumbra esta tradición gastronómica debido que la colada simboliza el alimento para el viaje ancestral y la guagua simboliza nuestro ser querido.

La colada morada se prepara con frutas típicas del Ecuador, especias, hierbas y harina de maíz morado o maíz negro. También es costumbre acompañar la colada morada por las famosas guaguas de pan, se tratan de panes dulces en forma de figuras o muñecos.

Una tradición familiar que se remonta hace más de 5000 años, algunos disfrutan de esta gastronomía basada en una receta familiar hecha en casa y compartir en familia, mientras que otros prefieren adquirirla en restaurantes o locales.

Varias ciudades de Ecuador cuentan con los tradicionales restaurantes, cafeterías y locales que elaboran el tradicional dulce del mes, con sus toques y secretos.

Ingredientes

1 taza de harina de maíz morado o maíz negro (puede usar maicena en caso de no encontrar la harina morada)

14 oz de pulpa de naranjilla (descongelado) – se puede usar jugo de piña o de maracuyá como alternativa

2 tazas de moras (congeladas o frescas)

2 tazas de mortiños o arándanos (congelados o frescos)

2 tazas de fresas o frutillas, cortadas en rodajas

1 piña, las cáscaras y el centro, y 2 tazas de piña picada en cubitos

1 ishpingo (flor de canela) – si lo encuentra

5-6 rajas de canela

4-5 clavos de olor

4-5 granos de pimienta dulce

1 anís estrellado

12-14 oz panela o azúcar morena, ajuste al gusto

Unas hojas de hierba luisa, frescos o secos

Unas hojas de cedrón, fresco o seco

2 pedazos de cascara de naranja

Hierbas aromáticas adicionales: arrayan, ataco, hojas de naranja

8 + 4 tazas de agua – ajuste de acuerdo al espesor deseado

Frutas adicionales al gusto: babaco, durazno, manzana, pera

 

Preparación

Ponga las cáscaras de piña, el centro de la piña, la canela, clavo de olor, pimienta dulce y la panela en una olla grande con 8 tazas de agua. Hierva esta mezcla durante unos 20-25 minutos.

Añada la hierba luisa, el cedrón y la cáscara de naranja.

Reduzca la temperatura y cocine a fuego lento durante 10 minutos. Retire y cierna.

En una olla aparte, añada las 4 tazas de agua restante con los mortiños y las moras, hierva durante unos 20 minutos. Retire del fuego, deje enfriar. Luego licue esta mezcla y ciérnala.

Mezcle la taza de la harina de maíz morado con una taza del líquido de piña hasta que esté bien diluido.

Agregue la mezcla las frutas licuadas y cernidas, el jugo de naranjilla, el líquido de piña con especias y la harina morada diluida a una olla grande.

Cocine a fuego medio, revolviendo constantemente para evitar que se pegue, hasta que hierva.

Agregue los cubitos de piña y cocine a fuego lento durante unos 10 minutos.

Retire del fuego y agregar las rodajas de fresa (y frutas adicionales). Sirva caliente o fría.

 

Redactado por: Ma. Belén Mora

 

 

Dejar un Comentario