Compartir

Se refuerzan las investigaciones del atentado en San Lorenzo con la ayuda de agentes del FBI

Luego del ataque registrado en el comando policial de San Lorenzo el sábado 27 de enero, las investigaciones se han incrementado con el apoyo de policías y militares quienes también cooperan para resguardar la zona. Así mismo, ayer se sumaron cuatro agentes de la Policía Federal de Estados Unidos, FBI, para reforzar las averiguaciones y determinar el tipo de explosivo que se utilizó en el atentado.

De la misma manera, las autoridades de Sucumbíos y Putumayo se reunieron para incrementar el intercambio de información inmediata sobre los sectores fronterizos y los grupos disidentes de las FARC que estarían formándose en la zona, pues la semana pasada se descubrió un campamento en el territorio ecuatoriano que sería atribuido a los ex guerrilleros.

Para Ecuador y Colombia, una persona clave para desmantelar a los grupos y contrarrestar el narcotráfico en la frontera, es el cabecilla de la explosión en San Lorenzo, Walter Arisala. Aunque se desconoce su paradero, en octubre pasado habló desde Nariño y dijo ser el comandante en jefe del frente “Oliver Sinisterra”, mismo que los integran 250 personas pero que no se dedican al narcotráfico, manifestó.

Las autoridades de Tumaco alertaron que este no sería el único grupo que opera en la zona, pero “Guacho” conoce las rutas a la perfección y se ha tomado los ríos de la frontera con Ecuador violando el acuerdo de paz entre las FARC y Colombia. Además, los disidentes controlan los corredores de tráfico de droga y realizan ataques en contra de los agentes de seguridad.

Fuente: El Comercio

Dejar un Comentario