Compartir
¿El calor afecta el aprendizaje?

¿El calor afecta el aprendizaje?

Un estudio realizado por las universidades de Harvard, UCLA y del estado de Georgia, examinaron los resultados de exámenes de 10 millones de estudiantes de secundaria durante los últimos 13 años en Estados Unidos.

Los exámenes fueron tómanos durante el verano y los estudiantes siempre presentaban quejas sobre el calor sofocante.

 

Los científicos, consideran que las autoridades educativas y los padres de familia  han subestimado el impacto negativo que causa un aula de clases demasiado calurosa con relación al desempeño de los alumnos.

«Los profesores y los estudiantes ya saben que esto es un problema, porque han tenido que vivirlo», dice el profesor Joshua Goodman, coautor del estudio.

 

El estudio apunta algo que muchos estudiantes ya conocen por su propia experiencia, el calor hace más difícil concentrase en las clase y al momento de hacer las tareas en casa.

 

El calor conlleva que los estudiantes estén más «distraídos, agitados y les cueste enfocarse», apunta el profesor Joshua Goodman.

Los científicos  calcularon que por cada aumento de 0,55 grados centígrados en la temperatura promedio durante el año, ocurre una caída del 1% en el aprendizaje.

 

Se evidenció que la reducción en el aprendizaje comienza a ser detectable cuando la temperatura sube por encima de los 21 grados, se acelera a partir de los 32 grados y se hace aún más evidente cuando pasan los 38 grados, según el reporte.

Los días más fríos, por su parte, parecen no afectar el rendimiento de los alumnos.

Los hallazgos también sugieren que el calor influye en la brecha racial en la educación de Estados Unidos, ya que los estudiantes negros e hispanos están ubicados mayormente en los estados más calurosos del país.

 

La solución que se plantea a esta problemática escolar que no solo afecta a los estudiantes sino también a los maestros que ven afectadas sus clases durante la época de calor, es evidente, el uso de aires acondicionados para así contrarrestar las temperaturas del exterior y mantener en los salones un ambiente confortable y adecuado para el aprendizaje.

 

Finalmente  el estudio, deja abiertas varias interrogantes sobre la brecha en el rendimiento escolar en países fríos y cálidos, además de plantear a futuro otras medidas que se podrían tomar para mitigar el calor en el aprendizaje.

Redactado

Ruth Salazar

 

 

 

 

 

Dejar un Comentario