Compartir
Argelia apagó el internet para que los estudiantes no hicieran trampas en sus exámenes

Argelia apagó el internet para que los estudiantes no hicieran trampas en sus exámenes

El gobierno de Argelia tomó una medida drástica con respecto al uso del internet durante las jornadas de exámenes para el bachillerato que lleva a cabo el sistema educativo en ese país.

Los días 20 y 25 de junio el internet se suspendió entre una y tres horas diarias, una vez que comenzaron las pruebas de fin de bachillerato que se realizan en todo el país africano.

Adicional a ello, la ministra de Educación, Nouria Benghabrit, mencionó al diario argelino Annahar que la red social Facebook se bloqueó durante el mismo periodo, como una medida extra para evitar filtración de información en los exámenes.

La Ministra de Educación  aseguró que no se sentía «cómoda» con la decisión pero «no podemos actuar de forma pasiva ante una posible filtración».

Existe una razón sustancial para tomar una medida de este tipo. En 2016 en Argelia hubo una filtración masiva de las preguntas de los exámenes que se realizan en cada centro.

En algunos casos las preguntas o fotografías de las pruebas salieron a la luz en grupos de Facebook destinados a cada materia y los alumnos, mientras esperaban su turno de examen, buscaban las respuestas en internet.

300.000 de un total de 700.000 alumnos tuvieron que repetir las pruebas a causa de esta fuga de información.

El año pasado las autoridades solicitaron a los proveedores de servicios de internet que no permitiesen el acceso a las redes sociales pero eran medidas voluntarias y no funcionaron.

Las pruebas tomadas por el sistema de educación son a finales del  bachillerato y son de suma importancia para que los jóvenes argelinos puedan conseguir un buen trabajo después de la escuela, así que hay mucha presión para obtener un buen resultado.

«Nuestro compromiso con el principio de equidad y el principio de igualdad de oportunidades nos llevó a tomar todo tipo de medidas e incluyen cortar internet «, dijo la ministra Benghabrit en una conferencia de prensa recogida por el diario New York Times.

 

Pero interrumpir el servicio de internet por unas horas no fue la única medida que se tomó. También se han asegurado de que nadie, ni alumnos ni personal docente, entraran en los centros de exámenes con dispositivos electrónicos.

Para ello instalaron detectores de metales a la entrada de los más de 2.000 locales habilitados para realizar la prueba, además de instalar cámaras de vigilancia.

 

Redactado

Ruth Salazar

 

Dejar un Comentario