Compartir
¿POR QUÉ ALGUNOS ANIMALES SE COMEN A SUS CRÍAS?

¿POR QUÉ ALGUNOS ANIMALES SE COMEN A SUS CRÍAS?

Cuando Goya pintó su famoso cuadro Saturno devorando a su hijo en su mente se encontraba la leyenda del titán Crono, quien se dice que se comía a los hijos recién nacidos de su esposa por miedo a ser destronado por uno de ellos. Es una pintura escalofriante, que representa claramente una atrocidad que a los humanos nos resulta horrible, pero que en el mundo animal es mucho más común de lo que podríamos llegar a creer.

Son muchas las especies que pueden recurrir a comerse a sus crías, algunas de forma habitual y otras en casos extremos, pero casi siempre con el mismo motivo: optimizar los recursos para perpetuar su especie.

En 2013, una hembra de oso perezoso, residente en el Zoológico Nacional del Smithsonian, se comió a dos de sus tres cachorros, bajo la sorprendida mirada de sus cuidadores. Apenas había dado a luz cuando, sin aviso aparente, engulló al primero. Poco después repitió la operación con el segundo, por lo que los trabajadores del centro decidieron retirar rápidamente al tercero antes de que corriera la misma suerte que sus hermanos.

Curiosamente, cuando lo llevaron al hospital veterinario para revisarlo, descubrieron que el animal estaba enfermo y que posiblemente sus hermanos también lo estaban. Esto aportaba una explicación a la sorprendente reacción de su madre, pues se sabe que las hembras de muchas especies deciden sacrificar a los hijos que llegan al mundo tan enfermos que no podrán sobrevivir mucho tiempo. De este modo, se optimizan los recursos de los que disponen para su crianza y se dejan disponibles para poder cuidar de otros cachorros que sí puedan ayudar a perpetuar la especie.

El hecho de que se los coman y no decidan sacrificarlos sin más es precisamente para evitar que su cuerpo atraiga la atención de depredadores cercanos, según explicaba un trabajador del zoológico a National Geographic en 2014.

Dejar un Comentario