2390

La canciller alemana, Angela Merkel, se reunió con el presidente ruso Vladimir Putin por última vez antes de dejar el poder en los próximos meses. Es su último viaje a Moscú antes de las elecciones alemanas. 

El viaje tiene lugar exactamente un año después del envenenamiento, atribuido a las autoridades rusas, del oponente Alexei Navalny, quien fue atendido y tratado en Alemania, pero regresó a Rusia, donde fue detenido. 

Tras depositar una ofrenda de flores en la tumba del soldado desconocido en Moscú, la líder alemana fue recibida en la sede del gobierno ruso por el propio Vladimir Putin, quien la esperaba con un ramo de flores. 

Merkel dijo que había muchos temas que abordar durante la reunión, como la situación en Afganistán o las relaciones bilaterales, pero no mencionó el caso Navalny. 

Putin dijo que no se trataba simplemente de una visita de despedida, sino de una reunión «seria» entre dos veteranos de la política europea, porque «se deben discutir muchos temas». 

Merkel, que habla ruso y creció en Alemania Oriental, y Putin, que habla alemán durante sus años de servicio en la KGB en Alemania Oriental, siempre han afirmado haber establecido una relación de trabajo real a pesar de sus diferencias. 

Desde 2005, cuando la canciller llegó al poder, han discutido dura o irónicamente sobre muchos temas, desde Siria hasta Ucrania y Bielorrusia, hasta los ciberataques atribuidos por Berlín a Moscú o el envenenamiento de Navalny. 

Sin embargo, el diálogo nunca se interrumpió por completo entre estos dos veteranos del panorama internacional. 

Redactado por Cristiane Guerrero Marques das Neves

Post comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Go top